lunes, 26 de septiembre de 2011

Que levanten la mano los que creen que el toreo mola

Estreno semana leyendo, con vergüenza ajena, a los periodistas taurinos diciendo que anoche en La Monumental había 20.000 aficionados frente a 20 antitaurinos; como intentando convencer al personal de que la mayoría en nuestro país está a favor de la fiesta. Comprendo que cada uno defienda lo suyo y se aferre a cualquier cosa, pero colegas periodistas: ¡no nos toméis por imbéciles!

Ahora resulta que nos tiene que dar pena que los aficionados catalanes se hayan quedado super tristes sin fiesta y que, pobres, a partir de ahora tendrán que desplazarse a otra provincia para pasar un buen rato viendo morir animalitos. ¡Alucinante!

Si en España hubiera un “que levanten la mano los que creen que el toreo mola”, estoy bastante convencida de que los hinchas de la sangre se quedarían más solitos que la una. Vale que hay pocos activistas con huevos como para plantarse ante una plaza llena de aficionados; pero eso no significa que no haya detrás miles de personas opinando que la tortura de cualquier ser vivo es una salvajada.

Es curioso ese subidón de españolismo que os entra con lo de la “fiesta nacional”, teniendo en cuenta que esta tradición nos convierte en cafres a los ojos del resto del mundo. Pero, por suerte y aunque más lentos que el “caballoelmalo”, los españolitos vamos avanzando y dejando atrás al cro-magnon que defiende cosas indefendibles sólo porque así se lo dijeron en casa.

Hoy aplaudo el funeral de las plazas y esa iniciativa catalana que, aunque costará sudor -y sobre todo muchas vidas-, ojalá siga extendiéndose por todo el país.

Mientras tanto, aquí dejo 5 argumentos pro taurinos replicados con cierto humor... Pese a que el tema no hace ni p*?ta gracia.
  • Los toros no sufren: claro, por eso ponen esa cara de gustito cuando les atraviesa de arriba abajo.
  • Los toros nacen para eso: yo he nacido para ser princesa, y mira donde estoy... 
  • Se perderían muchos puestos de trabajo: es verdad, yo también paso noches sin dormir pensando en si los Rivera llegarán a fin de mes. Siempre pueden montar un bar, aunque una carnicería les pega más. 
  • Se extinguirían los toros: pues habrá que organizar corridas de lince ibérico, atún y rinoceronte blanco vaya a ser que se acaben 
  • Es cultura: los collons.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada